La dieta mediterránea y sus beneficios

alimentos dieta mediterránea

La dieta mediterránea y los beneficios para la salud.

La dieta mediterránea supone grandes beneficios para la salud. Que combatiremos la obesidad y aportaremos una beneficiosa salud cardiovascular, por eso esta considera una de las dietas más completas que existen. Llevar una dieta mediterránea implica un estilo de vida particular con la práctica del ejercicio físico complementado con una buena alimentación basada en ingredientes propios de la agricultura mediterránea, fundamentalmente Italia y España.
En ocasiones nuestra forma de vida loca y acelerada no nos permite dedicarle el tiempo a la cocina ni a nosotros mismos, lo que desemboca en una alimentación incorrecta con exceso de grasas y por lo tanto no tan beneficiosa para nuestra salud.
Es importante resaltar que la dieta mediterránea ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad para que la población mundial pueda aprovecharse de los beneficios de una dieta saludable y una forma de vida.

ALIMENTOS BÁSICOS DE UNA DIETA MEDITERRÁNEA

La idea es reducir el consumaceite de oilvao de carnes rojas e hidratos de carbono, incorporando los alimentos vegetales que propicia la presencia de fibra, vitaminas y antioxidantes. Entre los que se recomienda las frutas, las verduras, las legumbres, cereales, el pescado, las carnes blancas, la pasta , el arroz, los frutos secos y el aceite de oliva.

El aceite de oliva juega un papel importante en la dieta mediterránea ya que forma parte de la historia de la cultura Mediterránea, además de que gracias a su aportación de ácido oleico y sus grasas de origen vegetal disminuyen los riesgos a sufrir obstrucciones en las arterias, también tiene un alto contenido en carotenos y vitamina E.

El vino también es un pilar esencial sobre el que se asienta la dieta mediterránea, se aconseja consumir con moderación.

UNA DIETA SALUDABLE

Según estudios realizados por investigadores en los años 60, se concluye en que en los países del Norte de Europa, se obtiene una elevada incidencia de personas con enfermedades cardiovasculares frente a los países mediterráneos, destacando la importancia de la dieta mediterránea en la prevención de este tipo de enfermedades, siendo una de las dietas más completas, equilibradas y sanas que existen. Llevar una dieta mediterránea constituye:

  • Combatir la obesidad. Controlar el peso y buena condición física lo cual ayuda a mejorar el rendimiento de algunos órganos como el riñón o el corazón.
  • Mayor esperanza de vida. Una calidad de vida óptima dado que las personas que practican una dieta mediterránea tienen menor riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
  • Mejorar los niveles de colesterol. Reducir el consumo de grasas animales nos ayudará a tener controlado el colesterol.

CONSEJOS PARA LLEVAR UNA DIETA MEDITERRÁNEA EQUILIBRADA   Y SANA

  1. Hacer uso del aceite de oliva, antes de cada comida prepárate una ensalada a modo de entrante y no te olvides de aliñarla del ingrediente estrella, el aceite de oliva.
  2. Consume a diario alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Es fundamental consumir verduras, hortalizas y frutas varias veces al día, entre 3 y 5 veces. Su riqueza en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra nos ayudarán a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  3. El pan, los cereales y sus derivados como la pasta , el arroz deben de forman parte de tu alimentación diaria, añade también un buen aporte de frutos secos.
  4. No estaría nada mal incluir productos lácteos en nuestra dieta, nutricionalmente son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, siendo capaces de mejorar el equilibrio de la flora intestinal.
  5. No te olvides del pescado, añade 3 o 4 veces a la semana una pieza de pescado, se recomienda pescados azules como el salmón, el atún o las sardinas, por su riqueza en Omega 3 que juega un factor importante en la lucha y prevención contra el colesterol y enfermedades relativas al sistema circulatorio.
  6. Reducir la ingesta de postres y dulces. Cambialos por fruta, también es una buena alternativa incluir una pieza de fruta al desayuno y en la merienda.
  7. El agua es fundamental en nuestra dieta, consume al menos 1’5 litros diariamente.
  8. Si bebes vino, tiene efectos beneficiosos para la salud, se aconseja hacerlo con moderación.
  9. Ingerir carnes blancas, de ave( pollo, pavo,..) ricas en proteínas, retira siempre la piel, es aquí donde reside el mayor contenido graso.
  10. Mantente físicamente activo y realiza ejercicio físico a diario adaptado a tus necesidades ya que será importante para conservar una buena salud.
Comparte en :
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados